Humedad en las estructuras y debilitamiento de los cimientos son los síntomas más frecuentes  en toda la construcción cuando el agua se ha hecho presente y causado estragos en las viviendas y edificaciones. Con los impermeabilizantes naturales te daremos solución a estos problemas.

Para combatir y prevenir semejantes daños se emplean los impermeabilizantes, sustancias que se encargan de impedir la penetración del agua en las estructuras que necesitan mantenerse secas. Son frecuentemente utilizados en la construcción, remodelación y reparación.

Los impermeabilizantes naturales constituyen una parte importante en el mundo de la construcción. Debe su nombre a que los elementos que los componen derivan del reino vegetal.

 

Variedades de impermeabilizantes naturales

 

-Látex: Dentro de los impermeabilizantes naturales es el más utilizado. De una increíble efectividad y versatilidad que ha servido como base para desarrollar diferentes compuestos, tales como:

 

  1. 1. EPDM: Caracterizado por su resistencia y durabilidad de por lo menos 5 años. Está constituido por caucho de etileno de aplicación en frío.
  2. 2. Clorocaucho: Al igual que el EPDM es de aplicación en frío. Con gran resistencia y propiedades estables, pero con una durabilidad de 3 años a la intemperie.

 

Beneficios

 

-No representan gran riesgo al momento de su aplicación, ya que son de fácil manejo y cuentan con una excelente elasticidad que permite abarcar espacios estratégicos.

-Cuenta con una sólida adherencia dándole al producto una mayor durabilidad y resultados efectivos.

-No solo en los interiores sino también a la intemperie los impermeabilizantes naturales son altamente resistentes, otorgando soluciones prácticas y positivas a corto, mediano y largo plazo.

-Gracias a su rápido secado muchas veces sirve de auxilio para reparaciones prácticas, rápidas y seguras

-Su versatilidad no conoce límites, ya que es posible aplicarse sobre casi cualquier superficie.

 

Otros impermeabilizantes

 

Además de los increíbles impermeabilizantes naturales, existe una gama infinita de alternativas de donde evaluar y escoger, sin embargo, dependiendo de su composición los impermeabilizantes se podrán clasificar desde pétreos, sintéticos, naturales, hasta metálicos.

-Sintéticos: Desde derivados de petróleo a impermeabilizantes a nivel atómico, su variedad oscila para todas las necesidades, para aplicaciones en frío o caliente. Cuentan con duración garantizada desde 3 (epoxi) a 50 años (poliuretano).

Abarcan todo lo concerniente a  resinas acrílicas, epoxi, poliméricas, poliuretanos e incluso nanotecnológicos.

Normalmente son las más utilizadas, debido a que variedades como el poliuretano y resinas acrílicas son altamente resistentes, transpirables, con una alta durabilidad, menos pesadas, y con un bajo gasto energético.

Asimismo, la nanotecnología en impermeabilizantes es una opción innovadora y muy fresca que se mantiene en descubrimiento. Sin embargo, se visualiza en ello un futuro ampliamente prometedor.

 

-Pétreos: Son uno de los de mayor duración fluctuando entre 3, 10 y mayor a los 50 años (fibrocemento). Se pueden encontrar tanto en estado líquido como sólido. Algunos de ellos no son tan comunes (pizarra y granito), y pueden o no ser transpirables

Comprenden los derivados de cemento, fibrocemento, pizarra, granito, materiales cerámicos y silicona.

 

-Metálicos: Actualmente se encuentran en desuso, sin embargo, engloban desde acero inoxidable, cincado, galvanizado, cobre, zinc, aluminio, plomo e inclusive titanio.

Los impermeabilizantes naturales son una elección práctica, eficiente y efectiva que con su versatilidad y seguridad que brinda su aplicación la convierte en la primera opción de muchos.

Sin embargo, es importante recordar que la preferencia de un impermeabilizante sobre otro muchas veces dependerá de la superficie que se vaya a tratar, tomando en cuenta la composición de la pared, estructura y cualquier otro aspecto que pueda influir en la efectividad del impermeabilizante.