Podemos decir que al momento de impermeabilizar es indispensable preparar el área para impermeabilizar donde se aplicará el producto para que el resultado sea el óptimo.  

Por lo tanto, en nuestro top te daremos los pasos a seguir en la preparación de un techo para impermeabilizar.

 

Pasos a seguir en la preparación de un área para impermeabilizar

 

Mencionamos a continuación los pasos necesarios para acomodar el área a impermeabilizar:

 

Checar el tipo de superficie que se realizará el proceso y cuanto tiempo de garantía busca: así con esto poder detectar el origen y la humedad que se presenta, con el fin de encontrar la mejor solución.

Examinar si la superficie ya contaba con un sistema impermeable o es la primera vez.

Se debe barrer y retirar muy bien el escombro del techo, esto con el fin de que se verifique que no existan fisuras que ocasionen problemas para el proceso a realizar. 

Tomar en cuenta si la superficie está inclinada ya que los impermeabilizantes emulsionados no son aptos en una losa plana.

Verificar si la azotea tendrá tráfico peatonal esporádico o continuo. Esta variable es indispensable para determinar si es necesario utilizar un sistema sencillo o reforzado.

Comprobar las condiciones climáticas del lugar ya que si se trabaja en una zona donde predomina el clima frío o de calor extremo hay que utilizar materiales especialmente diseñados.

Debemos asegurarnos de adquirir un impermeabilizante de buena calidad y de acuerdo a tus necesidades.  

 

Herramientas para impermeabilizar tu área

 

A continuación nombramos algunas herramientas que se utilizan en este proceso, entre ellas tenemos:

 

El Sellador permite regularizar la superficie obteniendo uniformidad.

Resanador: cubre los puntos críticos de la superficie y unificarla.

Tela de refuerzo puede funcionar como soporte al aplicar sistemas de impermeabilización en frío.

Cepillo de ixtle: sus cerdas permiten una aplicación uniforme impidiendo que el producto se quede adherido a ellas.

Cincel: para la preparación de las grietas antes de rellenarlas

Mortero Cementoso: se utiliza para el relleno de las grietas.

Adhesivo epóxico para inyección: servirá en la reparación de elementos concretos fisurados o agrietados como columnas, trabes, muros y losas.

Taladro con propela: es necesario en la mezcla de forma rápida y con mejor consistencia.

Con la Brocha de fibra plástica realizaremos la aplicación del impermeabilizante cementoso.

Soplete: se utilizará en el calentamiento del respaldo de polietileno para adherir el rollo a la superficie.

 

Tipos de impermeabilizantes 

 

Acrílicos: líquido similar a una pintura para exteriores que se formula a base de resinas sintéticas y fibras de vidrio. 

Asfálticos: se componen de poliéster y fibras de vidrio. 

Cementosos: son altamente resistentes a la intemperie, por lo que son ideales tanto para climas templados como fríos. 

Elásticos: aportan una gran elasticidad, de tal forma que resisten bien los movimientos de contracción y dilatación.

Membranas líquidas: consisten en la aplicación de capas de imprimación y de polímeros. 

Membranas de poliuretano: para superficies a la intemperie, aunque muy sensibles a la humedad. 

 

En conclusión, debemos preparar el área a impermeabilizar, ya que es clave en la obtención de un resultado satisfactorio. Conocer todos los detalles que se necesita para realizar este proceso, luego de verificar la información, decidir si la hacemos nosotros mismos o buscamos un especialista.